lunes, 8 de febrero de 2021

"Dimmi di noi"

Sinopsis
:
"Esther, introvertida y temperamental, descubre después de un accidente que no es hija natural de sus padres y esto la lleva a alejarse por cinco años de casa.
Este alejamiento acentúa su introversión y su aislamiento hasta que decide tener un hijo con a inseminación artificial para coronar definitivamente la autarquía sentimental.
Ocho años después del nacimiento de su hija Miriam, una extraña malformación en el corazón de la niña la obliga a acercarse al padre biológico... que resulta ser un introvertido profesor de física el cual, como ella, ha hecho de la soledad su estilo de vida. Pero las dos obstinadas soledades no han contado con la arrolladora personalidad de la pequeña Miriam..."
("Dimmi di noi", di Rebecca Quasi)

Bueno, a veces los dichos populares no se cumplen y eso de que "no hay dos sin tres", no siempre es cierto. Entonces, en mi afán por disminuir mi -famosa y horrorosa- lista de libros pendientes, elegí uno de los últimos que me había descargado gracias a estar inscripta en el sistema Prime de Amazon. Me había gustado su portada (¿hay algo más invitante que una taza de té caliente?) y la pequeña sinopsis (la de aquí arriba que yo he traducido). Pero no, no logré "engancharme".

Empiezo por hablarles de la historia. Ésta comienza con Esther y su hermana Hanna, ambas jóvenes mujeres e hijas de Samuel que, tras un accidente volviendo a casa terminan en el hospital. Allí, sin muchos giros de palabras ni nada, Esther, que necesitaba con suma urgencia una transfusión de sangre, logra escuchar (sí, leyeron bien, era de vida o muerte que le pusieran sangre pero estaba consciente al grado de escuchar conversaciones...) al padre cuando dice que él no puede ser el donador porque no es el padre biológico. Nada... la chica viene operada y apenas se despierta se enfrenta al padre; pero no entra en razones y prefiere salir del hospital por la puerta de atrás y "desaparecer" para su, hasta ahora, familia y buscar sus raíces. Ya a este punto me creaba un cierto desagrado, como que algo faltaba. Continuo...

Pasaron cinco años y a Esther le llega la participación a la boda de su hermana (vale decir que su familia era rica y prestigiosa), lo que hace que ella, de buenas a primeras, vuelva a la casa donde creció, donde se encuentra con su 'padre' y todo es como si se hubiesen visto el día anterior... y está bien, yo admito ser un poquito (¿?) pasional, pero así me parecía como tener agua en las venas. En fin, seguimos para bingo y toda la experiencia vivida por Esther la lleva a querer un hijo por inseminación artificial... a ver, a ver, a ver me dije, ¿me estás contando que una mujer que se ha sentido herida y engañada por no saber quiénes c... eran sus padres, desea tener un hijo del "espíritu clínica de inseminación"? ...como mamá me resultaba bastante ilógico e improbable.

De aquí en más seguí y terminé el libro porque no dejo historias por la mitad y porque me cuesta abandonarlos, pero no me esperé nada bueno ni más, y no me desilusionó: porque terminó así como venía. Pero atención, creo que la historia tenía y tiene muchísimo potencial, pero es como si fuera un primer boceto, algo que aún se debe rever y enriquecer, donde habría cosas por aclarar y explicar... es como que todo el tiempo tuve la sensación de estar leyendo una crónica de hechos, donde faltaba sentimiento, faltaba poder empatizar y verse reflejad@ con el o los personajes, si bien estos como la historia, repito, tienen a mi parecer mucho de dónde sacar. Y es que temas como la adopción, la fertilidad asistida, el deseo de ser madre y tantos otros, son importantísimos y muy actuales como para tratarlos con cierta superficialidad.

Esta es sólo mi humilde opinión como lectora, sin querer ofender a nadie, menos a quien se toma y tiene el enorme trabajo de escribir un libro. Y, obviamente, esto tampoco hará que en un futuro no vuelva a buscar algún otro título de la autora.


Detalles del Libro:
Título original: "Dimmi di noi"
Autor: Rebecca Quasi
Editorial: StreetLib
Páginas: 208

18 comentarios:

  1. Hay libros que nos atrapan ya sea por la portada o la sinopsis distando mucho de lo que transmite en la trama. Gracias por la reseña, Alma.

    Mil besitos con cariño y feliz semana ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es verdad, Auro... y no sé porqué me quedé pensando que, a veces, con las personas también nos pasa eso y es aún más lamentable, ¿no?

      Besotes infinitos, preciosa ♥

      Borrar
  2. Yo soy de dejarlos si no me enganchan, sin ningún problema ja. Puede pasar como con las películas que en un futuro si lo hagan. Eso si, hay que tenerlo en papel para darles una segunda oportunidad, saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo no puedo, JLO, no estoy programada para dejar nada a medias... y ¿por qué hay que tenerlo en papel, en digital no puedes volver a él? ¿por cuál razón?

      Un beso.

      Borrar
  3. Parece no bastó con la taza de té, pero hay cosas que son así, que entran por la vista y luego decepcionan. Bueno, habrá más en esa lista de pendientes que dejarán mejor sabor.

    Besos dulces Alma y dulce semana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Esta vez, no... no siempre puede ir bien, se ve. Igual ya recuperé, Dulce.

      Besos grandes.

      Borrar
  4. Ohh yo seguro lo habría dejado. Con tanto para leer,no me da ninguna pena.
    Y comparto lo que dice Auro,a veces el resumen te atrapa pero luego todo queda en eso... humo.
    Besazo enorme bonita!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo tengo que aprender a hacerlo, Ale...

      Con vuestros comentarios mi cabeza vuela por otros derroteros... lo de que a veces "las apariencias engañan"...

      Smu@cksssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  5. o sea, es como esas historias que se ven la mayoría de veces en las telenovelas (y en algunas películas y series también) cuyo inicio es de lo más inverosímil e increíble y que luego con el transcurrir de la trama las cosas como que se van medio arreglando en el camino llegando hasta un final aceptable, pero que aquí ni siquiera eso.

    es una lástima que el libro te haya hecho perder un tiempo valioso.

    un beso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No sé si lo definiría inverosímil, DRACO, sí poco probable... como que de una buena idea, no se supo construir muy bien luego.

      Un beso.

      Borrar
  6. Opino que tenés un criterio autorizado, con tu experiencia como lectora. Y si no te convenció, tenías motivos para que así fuera.
    Me pareció muy de telenovela.

    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo, Demi... tenía eso de telenovela de la tarde, donde todos son ricos, bellos y poderosos, y que todo al final se arregla casi por acto de magia... en fin, repito, la idea me pareció muy buena y fue una lástima se quedara en ello.

      Besotes paisano!

      Borrar
  7. Lo buscaré. No sé si se editó aquí... Muy buena reseña, Alma. Lo hiciste interesante.

    Abrazos hasta vos.

    PD: http://blog-win-en-el-viento.blogspot.com/

    Y gracias una vez más por estar en mi Gaterío.


    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No creo esté en castellano, Carlos, pero puedes animarte con el italiano... jajajajajajajaja! ...no, deja, no vale la pena!

      Gracias a vos, como te puse en el blog, para mí es un placer y un verdadero honor estar en tu espacio.

      Besotes!!!

      Borrar
  8. Muchas gracias por la reseña. Tener opiniones de gente que desgrana tan bien los libros como tú ayuda a que personas como yo, que no dejan una historia a medias por mala que sea y mucho que se lo merezca, a perder el tiempo con ellas. Y no te disculpes, una crítica constructiva como la que haces tú siempre es bienvenida. Besitos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ya somos dos Oscar... es tonto pero me conforta saber que no soy la única a no poder dejar un libro (ni una película) por la mitad, será curiosidad o estúpida perseverancia, pero yo necesito saber cómo terminan las historias.

      Besote!

      Borrar
  9. Que tal Silvia!
    Es una cosa que me fastidia mucho, que una lectura no me acabe de atrapar y que me vea en la "obligación" de dejarla a un lado, me da rabia y al final siempre acabo aunque sea de no muy buena gana a llegar hasta el final, aunque creo que alguno hay que todavía esta esperando que lo retome...
    Por cierto, ¿has leído en alguna ocasión el mismo libro en italiano y la versión traducida? Pienso que una obra concebida en una lengua en cierto modo pierde algo de brillo cuando es traducida, no necesariamente, evidentemente la labor de traducción me merece un gran respeto y es un trabajo arduo. Es que últimamente he vuelto con Alberto Moravia y "Nuovi racconti romani" y no me imagino como será en castellano.
    Besos;)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fran!

      Es justamente como dices, yo no puedo dejarlos, en casi 45 años que tengo, he abandonado tres libros exactamente... "El Principito", que lo retomé años después cuando realmente pude entenderlo; "Cien años de soledad", que lo terminé pese a todo luego de lo de mi sobrina... y un tercero que ni recuerdo el título, que sabía que no lo retomaría jamás porque parecía escrito en aramaico y terminé llevándolo a la biblioteca.
      Con respecto a tu pregunta, no recuerdo si alguna vez te conté que cuando llegué aquí a Italia, sólo había ido a 20 lecciones de italiano y me faltaba lo fundamental, es decir, hablarlo; pero me daba vergüenza, soy una a la que no le gusta "equivocarse", así que entre las primeras cosas que hice fue ir a inscribirme en la biblioteca y allí se me aconsejó leer libros que ya había leído en español, por lo que enseguida tomé prestado a mi querido Gabo y me fui toda contenta a casa... no pude, no pude con él. Ni con él, ni con Isabel Allende, ni nada... porque seguía traduciendo y tú bien sabes que para "comprender" un idioma es necesario "pensar" en ese idioma... por lo cual empecé a leer autores italianos, en unos meses había leído casi todo de Giorgio Faletti por ejemplo... y luego los que eran traducidos del inglés, porque total ese idioma nunca lo entendí, jajajajajajajajaja!

      Besotes!

      Borrar