lunes, 9 de diciembre de 2019

"El reino de este mundo"

"(...)
En caso de intento de reconquista de la isla por Francia, él, Henri Christopher, Dios, mi causa y mi espada, podría resistir ahí, encima de las nubes, durante los años que fuesen necesarios, con toda su corte, su ejército, sus capellanes, sus músicos, sus pajes africanos, sus bufones. Quince mil hombres vivirían con él, entre aquellas paredes ciclópeas, sin carecer de nada. Alzado el puente levadizo de la Puerta Única, la ciudadela La Ferrière sería el país mismo, con su independencia, su monarca, su hacienda y su pompa mayor. Porque abajo, olvidando los padecimientos que hubiera costado su construcción, los negros de la Llanura, alzarían los ojos a la fortaleza, llena de maíz, de pólvora, de hierro, de oro, pensando que allá, más arriba de las aves, allá donde la vida de abajo sonaría remotamente a campanas y a cantos de gallos, un rey de su misma raza esperaba cerca del cielo que es el mismo en todas partes, a que tronaran los cascos de bronce de los diez mil caballos de Ogún. Por algo aquellas torres habían crecido sobre un vasto bramido de toros descollados, desangrados, de testículos al sol, por edificadores conscientes del significado profundo del sacrificio, aunque dijieran a los ignorantes que se trataba de un simple adelanto en la técnica de la albañilería militar.
(...)"
(Fragmento de "El reino de este mundo" de Alejo Carpentier)

Creo que es enriquecerse leer de todo, variar en los diferentes géneros literarios, de todos algo se aprende. Yo nunca he sido de leer muchas novelas históricas, esa descripción tradicional de hechos y fechas, siendo sincera me aburren generalmente; pero al saber de ésta, al leer la sinopsis, me sentí atraída.

En esta novela, "El reino de este mundo", su autor, Alejo Carpentier, inicia un nuevo concepto literario describiendo la revolución en Haiti de 1791-1804. Se aparta de la novela tradicional; y comienza con un concepto que él llamará "realismo mágico" y que resumirá del siguiente modo: "Yo soy incapaz de `inventar' una historia. Todo lo que escribo es `montaje' de cosas vividas, observadas, recordadas y agrupadas, luego en un cuerpo coherente."

Un libro que me ha resultado interesante, para conocer, acercarse a ciertos acontecimientos del pasado, que como siempre, es un modo de explicar el presente.