lunes, 13 de enero de 2020

"Portugal mar afuera"

Sinopsis: Ocho relatos que cubren todo lo humano y todo lo divino, desde las remembranzas del primer encuentro de un niño con su escuela hasta ese monumental choque de civilizaciones que significó la lucha por el dominio de Constantinopla; desde la crónica del escalofriante "jugar a morir" del día a día de la familia de acróbatas más famosa del mundo a la humilde reseña de cómo un caserío adquiere su nombre; y desde la la lujuria avasallante de una danza perturbadora hasta el dolor de ver el epílogo de una accidentada historia familiar en los últimos estertores de una madre moribunda. Todos dejan en el lector ese raro sabor de la experiencia vivida luego del sopor transicional de un agitado sueño.


("Portugal, mar adentro" de Alí Reyes)


Antes de estas últimas Navidades, yo ya había recibido un regalo. Pues sí, un reciente amigo de este rincón, Alí Reyes, me ha enviado su libro "Portugal mar afuera"; y como podrán imaginar, no veía la hora de leerlo.

Exactamente eso fue lo que hice en los primeros días de este año que acaba de iniciar... y qué buena sorpresa me he llevado!!!

Como dice la sinopsis, "Portugal mar afuera" es un libro de ocho relatos, no muy extensos pero sí muy 'ricos' en los mensajes que te dejan. Aparte de estar muy, pero muy bien escritos todos y cada uno de ellos; es increíble cuánto el autor logra envolver a quien lo lee, en la atmósfera que recrea.

Inicia con "El arma secreta", donde se comprueba el trabajo de investigación que el autor ha realizado para escribir; y que volverá a demostrar más adelante con "Portugal mar afuera", el relato que dará nombre a todo el libro. Luego vendrá "El ocho" y debo decir que este relato me ha hecho ir hacia atrás en el tiempo, a cuando aún vivía en Buenos Aires y trabajaba de maestra... un relato que evocó tantos buenos recuerdos. Cuando fue el momento de "La Pelu'a" me he sonreído, esa es la verdad; porque he "visto" a sus personajes, tan bien como si los tuviese delante. Con "Esa pálida soledad" pensé a las diferentes maneras de enfrentar a la muerte, y no lo digo sólo en el plano personal, sino en cómo las diferentes sociedades y culturas se relacionan con la antigua señora. Pasaban las horas y continuaba a leer, porque sí, no logré dosificarlo, lo comencé y lo terminé. Con "La pirámide Wallenda" también sonreí al recordarme de niña la sensación entre fascinación y terror que me producían los acróbatas; pues me gustaba muchísimo ir al circo y mis padres elegían aquellos espectáculos sin animales (¡qué modernos eran...jajajajajaja!). Llegando al final, fue el momento de "Ahora tenés tu punto fijo" y me pregunté cuál era el mío, obviamente la respuesta no tardó en llegar... ¿tú sabes cuál es el tuyo? Con "Meu fillio" me emocioné y me quedó grabada esa frase dicha a un joven: "(...) a tu edad el pasado no tiene importancia. Pero la tendrá a medida que estés más distante de él. (...)", y toda la rotunda verdad que encerraba en tales palabras.

Torre de Belém, a la entrada de Lisboa, Portugal... uno de los sitios más bonitos que he visitado.

La verdad es que me encantó el libro, es muy recomendable y de hecho, eso es lo que estoy haciendo (o lo estoy intentando), porque confirmo una vez más que no es necesario pagar cifras extraordinarias, ni leer escritores 'famosos', para acceder a la buena literatura. El mundo de los blogs nos acerca constantemente gente mucho más que válida, la única cuestión es estar atentos y hacer buen uso de este medio -como tantos otros- que nos ofrece la tecnología.

Para terminar, una última consideración, visiten el blog de este amigo, conozcan su blog: "Tigrero"... y ya me contarán.


(Este libro participa al reto "Serendipia Recomienda 2020";
si quieres saber de qué se trata haz 'click' en la imagen de aquí abajo...)