lunes, 23 de marzo de 2020

"La soledad de los números primos"

"Los números primos son divisibles solamente por 1 y por sí mismos. Ellos permanecen en el propio lugar en la infinita serie de los números naturales, aplastados como todos entre dos, pero un paso allá con respecto a los demás. Son números sospechosos y solitarios y por esto Mattia los encontraba maravillosos. Ciertas veces pensaba que en aquella secuencia hubiesen terminado por error, que hubiesen quedado atrapados como perlitas hiladas en un collar. Otras veces, en cambio, sospechaba que también a ellos les hubiera gustado ser como todos, sólo números cualquiera, pero que por algún motivo no han sido capaces. Esta segunda idea lo rozaba sobre todo a la noche, en el entrelazarse caótico de imágenes que precede el sueño, cuando la mente está demasiado débil para contarse las mentiras.
En un curso del primo aáo Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman primos gemelos: son parejas de números primos que se encuentran cerca, es más, casi al lado, porque entre ellos está siempre un número par que les impide  tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, como el 17 y el 19, el 41 y el 43. Si se tiene la paciencia de ir adelante a contar, se descubre que estas parejas poco a poco se hacen menos frequentes. Nos encontraremos con números primos siempre más aislados, perdidos en aquel espacio silencioso y rimado, hecho sólo de cifras y se advierte el presentimiento angustiante que las parejas encontradas hasta ahí fueran un hecho accidental, que el verdadero destino sea aquel de permanecer solos. Luego, propio cuando estamos por rendirnos, cuando no se tienen más ganas de contar, ahí es que nos encontramos con otros dos gemelos, sosteniéndose estrechos el uno al otro. Entre los matemáticos es convicción común que por cuanto se pueda ir adelante, habrán siempre otros dos, aún si ninguno puede decir dónde, hasta que no los descubre. Mattia pensaba que el y Alice eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, cercanos pero no lo bastante para rozarse de verdad. A ella no se lo había nunca dicho."
(Fragmento de "La soledad de los números primos", de Paolo Giordano)

Hacía mucho, mucho tiempo que deseaba leer este libro y, viendo los tiempos que nos están tocando vivir, pues ¿cuándo mejor? Un libro del cual aquí en Italia se habló muchísimo cuando se publicó, allá por el año 2008; y que ha ganado varios premios importantes.

Y así fue que, lo he empezado y en dos tardes lo he terminado. Una historia que me atrapó desde el inicio; escrito de forma ágil, sin dudas y con personajes muy logrados. Creo que cada uno de los lectores, puede visualizar muy bien a Mattia y Alice, sus dos protagonistas principales. Pueden sentir, a través de las letras, lo que les pasa; las dinámicas de las propias familias y los porqué de algunas elecciones y decisiones. Se llega hasta a palpar la angustia y las luchas internas de situaciones complejas como pueden ser los trastornos en la conducta alimentaria y las autolesiones.

En lo personal he encontrado dos cosas, dos puntos en los cuales el libro no me ha "convencido", por decirlo de alguna manera. Uno, es la relación sentimental que a un determinado momento establece Alice con un hombre. Con Fabio, que es un médico con el cual termina casándose. Y me pregunto: ¿cómo es que no se da cuenta de las condiciones de salud de ella? ...porque estamos hablando de nada más ni nada menos que de un caso de anorexia casi extrema; y, si bien puedes simularlo  por una, dos o tres veces, o delante de algún conocido, ¿cómo lo haces delante de tu pareja?, con la cual hasta tienes sexo e intimidad, y ¿no te das cuenta? ...¿y eres médico? Menos mal que es un personaje de ficción, no quisiera pensar a un profesional así! Y, el segundo punto que no me ha gustado o, mejor dicho, no me ha convencido, fue el final...

Pero no diré más, porque no quiero contarles yo sino que lo lean por ustedes mismos, porque a pesar de estas pequeñas cosas creo que es un libro que vale la pena, que engancha y te deja pensando. Un libro que habla de familias, de grupos sociales y de los "excluídos". Yo te recomiendo hoy: "La soledad de los números primos" y tú ¿qué me dices?




   


(Esta reseña participa al "Reto Genérico",
a los "Meses Temáticos" y al reto "12 meses, 12 libros")