lunes, 15 de junio de 2020

"El caballero de la armadura oxidada"

"(...)
Recordó todas las cosas de su vida de las que había culpado a su madre, a su padre, a sus profesores, a su mujer, a su hijo, a sus amigos y a todos los demás. A medida que caía en el vacío, fue despidiéndose de todos los juicios que había hecho contra ellos. Fue cayendo cada vez más rápidamente, vertiginosamente, mientras su mente descendía hacia su corazón. Luego, por primera vez en su vida, contempló su vida con claridad, sin juzgar y sin excusarse. En ese instante aceptó toda la responsabilidad por su vida, por la influencia que la gente tenía sobre ella y por los acontecimientos que le habían dado forma.
A partir de ese momento, fuera de sí mismo, nunca más culparía a nada ni a nadie de todos los errores y desgracias. El reconocimiento de que él era la causa, no el efecto, le dió una nueva sensación de poder. Ya no tenía miedo.
(...)"
("El caballero de la armadura oxidada", Robert Fisher)

Después de muchos años, finalmente había leído este libro. A pesar de que unos y otros me lo habían recomendado, siempre lo posponía... hasta que lo leí.

¿Qué decir? ...un libro que podría definir como un cuento. Eso es, un cuento adapto para cualquier edad; porque sin importar los años que tengas, ni en qué momento personal te encuentres, al leerlo sacarás una interpretación, una enseñanza diferente. Por eso resulta muy fácil 'verse' dentro la historia, ser este "[El] caballero de la armadura oxidada". Y si bien podría este libro incluirse dentro el género de autoayuda, nada tiene que ver con fórmulas mágicas o consejos de qué y cómo hacer. En realidad es una pequeña historia que ayuda a hacer un viaje dentro de nosotros mismos, y que habla de estas falsas armaduras que todos y cada uno de nosotros cargamos.

Es un libro breve, que se puede leer en una o pocas horas, y que seguramente te hará no sólo reflexionar, sino relajarte un poquito.