lunes, 3 de agosto de 2020

"Gente que viene y bah..."

Sinopsis: ¿Cuántas probabilidades hay de que te toque el gordo de la lotería? ¿O de que el chico con el que estás a punto de casarte se líe con la presentadora más guapa de la tele la misma semana en la que además pierdes el trabajo?
A Bea le acaba de pasar (excepto lo de la lotería); así que decide huir y refugiarse en la casa de su excéntrica familia buscando un poco de paz, aunque acabará trayendo el caos a la vida de todos. Bea es así. En esta novela vas a encontrar un mercedes rosa, una casa en los árboles, un pelirrojo de caerse de espaldas (literalmente), muchas risas y unas cuantas lágrimas de esas que se lloran a gusto, que te liberan y te reconcilian con la vida. Una historia con la que descubrirás que siempre hay algo bueno esperándote a la vuelta de la esquina. Si sabes verlo. Y si no la cagas.
("Gente que viene y bah...", de Laura Norton)

Esta semana de desconexión total, he leído muchísimo... he releído una de mis primeras lecturas de la adolescencia (y creo haber comprendido cuánto me ha marcado... jejejejeje!); luego he leído éste y para el tercero deberán esperar al próximo lunes. Pero hoy, hoy vamos por éste...

Por un momento dudé si leer o menos otra vez esta autora, ya saben que no había quedado muy satisfecha de los dos últimos libros de ella que había leído. Pero admito que este me ha sorprendido y para bien... con éste me he divertido. Es verdad, la autora, Laura Norton, nuevamente nos muestra un personaje principal muy sobre los límites, con una familia más que particular y unas situaciones que son muy muy 'locas'.

Lo que rescato del libro, no es sólo que me ha hecho reír con bastantes partes, más de las que preveía; sino que toca temas muy actuales como el tema de la información al alcance de todos:
"(...) Puto Google, lo felices que éramos antes de que Google tuviera respuesta para todo."
También habla de elecciones responsables, respetando la naturaleza; de la locura que se puede producir a partir de una noticia "inventada", la influencia -negativa o positiva- que puede provocar la prensa. La única cosa que no me ha gustado es el estado nervioso al que te lleva la protagonista con sus ataques de paranoia, con sus desequilibrios mentales... a un punto, como ya me había pasado con los libros anteriores de la autora, dan ganas de dar dos buenas hostias a la protagonistas y que se le pase tanta tontería... pero bueno, en su conjunto, el libro vale la pena, al menos para pasar un buen rato en la playa, al borde de la piscina, o al lado de la estufa de leña si estás en el hemisferio sur... jajajajajaja!

Ahora iré a ver si respondo a los comentarios que me han dejado la semana pasada y, si por algún milagro lo logro, visitarlos en vuestras casas... sigan disfrutando!




(Esta reseña participa al "Reto Genérico",
a los "Meses Temáticos" y al reto "12 meses, 12 libros")