miércoles, 23 de diciembre de 2020

Neil Gaiman

Tal vez se preguntarán por qué hoy, el día que comúnmente dedico a las películas, empiece hablando de este autor; y es que es uno de esos extraños casos que muy, muy cada tanto me suceden. ¿Que a qué me refiero? ...a que las películas me hayan gustado más que los libros, al menos en uno de estos.

Y sí, estos son los dos últimos libros de los cuales hablaré este año. Hace unas semanas atrás, había notado que me faltaban dos títulos para terminar uno de los retos de lectura: el género infantil y el género fantástico y fue con este último, sobre todo, que me acordé de alguien que anduvo por este espacio alguna vez y me había recomendado a este autor. Pero -siempre esta odiosa palabrita-, se daba el caso que ya conocía las historias porque había visto las películas y me daba un poco de pereza leer ahora los libros... de todos modos pudo más el querer terminar lo que empecé y me puse a cumplir. Empecé con Stardust...
Sinopsis
:
El joven Tristan Thorn está dispuesto a hacer cualquier cosa para conquistar el frío corazón de su amada Victoría, incluso a prometerle que le conseguirá la estrella que ambos ven caer una noche. Para cumplir su palabra, Tristán deberá cruzar el muro que separa su pueblo del País de las Hadas, un vasto territorio donde nada se parece a lo que él ha conocido, donde ni siquiera las estrellas tienen forma de estrella y donde los duendes y los espectros campan a sus anchas. En ese mágico lugar, el joven no sólo hará cambiar su futuro, sino que también descubrirá cosas de su pasado que no podía imaginar. Con la ayuda de un unicornio, un barco pirata que surca el cielo, un árbol muy sabio y una florecita de cristal... ¿conseguirá Tristan el amor de su dama?
...y admito que la historia no defrauda. Lo que sí no esperaba era encontrarme con que fuera diferente a aquella que años atrás me había mostrado la gran pantalla. La diferencia sustancial que encontré fue que el libro me pareció más adapto a un público adulto y, en cambio, la película podría decirse que es más juvenil. Como que en el libro el autor relata, si se quiere, una historia más madura y en ciertas partes más oscura, con un final totalmente distinto al que conocía y con lo cual terminó de convencerme (al menos hasta ese momento) de su excelente pluma para este género fantástico.


Y tanto me había entusiasmado, que decidí continuar con este autor y busqué Coraline...
Sinopsis
:
Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante. Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca.
...y fue en este caso que la película le ganó ampliamente al libro, porque si bien no diría jamás que el autor me defraudó, sí que me dejó con un "mal gusto", como que había terminado de leer una historia la cual no se había tenido muchas ganas de escribir. Le faltó algo. Y eso que la película me pareció fantástica desde la primera vez que la ví, sobre todo por el mensaje que lleva implícito: "ten cuidado con lo que deseas".

De todos modos, libro o película, hay algo que es seguro, este autor es imperdible. Todas sus historias son más que interesantes; hasta diría que, lo he encontrado en una serie que no imaginaba y, más allá de no ser "la historia", él ha planteado más de una excelente reflexión... pero de esto ya hablaremos el próximo año.




 
 

(Esta reseña participa al "Reto Genéricoy al reto "12 meses, 12 libros")