miércoles, 3 de junio de 2020

"Up"


Hoy, aquí en Italia, se abren las fronteras regionales y la mayor parte de las actividades comerciales y sociales que aún quedaban pendientes. No es mi intención debatir si es más o menos justo; si lo del ya famoso virus virus ha sido tan así como nos lo han contado o no; ni mucho menos crear, continuar y extender más o menos fantasiosas teorías de complot. Muy lejos me siento y estoy de todo eso... porque la verdad, me interesa menos de cero.

Lo que sí sé es la cantidad de gente, anónima la gran mayoría, que ha luchado y sigue haciéndolo, porque cada uno de nosotros esté bien. Y no hablo de políticos, ni empresarios, ni estadistas... hablo de personas comunes. Hablo de esos seres que desde siempre, desde que el mundo es mundo, nos han ayudado a crecer, que han hecho sacrificios... algunos han dado la vida porque las generaciones más jóvenes pudieran seguir adelante. Hablo de la gente mayor, de los abuelos...

Por eso hoy quiero recordar esta película de Pete Docter para los estudios de animación Pixar... "Up" del año 2009. En ella nos encontramos a Carl (si aún hay alguien que no lo sepa, el personaje está basado en el inolvidable Spencer Tracy), un abuelo que no está dispuesto a resignarse, ni a perder lo último que le queda... que no renunciará a sus sueños, aún si fuera lo último que hiciera.

Si no la has visto, hazlo... y si ya lo has hecho, vuelve a hacerlo; de cualquier modo no te arrepentirás.

lunes, 1 de junio de 2020

"28 rulemanes"

"Si, soy yo.
Me veo sentada allí. Puedo decir, por primera vez, que tengo amarras y que me sujetan cuerdas. A decir verdad, aun así, me siento libre. Quizá sea porque el mundo es quien sujeta esas cuerdas y porque, precisamente, depende de cómo me sienta.
Me pregunto cuáles serán las coordenadas específicas donde se encuentran atadas esas sogas que sostienen mi columpio. Quizás una esté en la China y la otra en Marruecos. Tal vez Alaska y Calcuta. Italia y Tokio. Conservar el misterio lo hace aún más mágico.
Mágico. Como mi propio universo, mi anatomía de estrellas y mi galaxia entera que crece incontrolablemente adentro de mí.
Columpiarme me ha movido y trasladado de un lugar a otro; pero, quieta, tiesa o en movimiento, el planetario siguió dando a luz.
La escenografía alrededor del mundo ha maravillado cada esquina de mis pupilas; pero quien ha encandilado mis retinas ha sido aquella ilustración interior, que alumbra el viaje al centro de mi constelación.
Me pregunto si seré astronauta o si habré desarrollado la capacidad de flotar con mi propia gravedad. Pues mis pies han sido la nave espacial más eficaz y quizá la NASA podría probar para sus próximos cohetes la voluntad, pues en mí ha resultado ser la pieza más valiosa.
Supongo que mi órbita comenzó a formarse desde aquel destello de luz que creció en mi meteorito nacimiento y mi guerra de las galaxias peleó contra todos los satélites artificiales para acabar dándole exclusividad a mis Plutones, Saturnos, Neptunos y Mercurios, que custodian y acompañan mi paso por la Tierra.
¿Acaso este telescopio podrá ampliar la evolución de mi vía láctea?
Pues, de ser así, le quito el modo «fugaz» a mi columpio y presento a cada estrella."
("28 rulemanes", de Dolores Campos)

Siempre he dicho que, si hay algo por lo cual estoy orgullosa, es ser la madre de mi hija. Muchas veces he imaginado el momento de la gestación como un ritual mágico el cual no vemos ni conocemos, donde unos "dioses" asignan un alma a ese ser que nacerá... y en eso, yo he tenido la mayor de las suertes. En particular hay dos situaciones que me hacen inflar el pecho y brillar los ojos: una, cuando me lleva la contra y esto lo ha hecho desde que era chiquitita... cuando apenas se levantaba a menos de un metro del suelo y me miraba con esos ojitos tan parecidos a los míos y me preguntaba: "¿po qué?" y por más explicaciones le diera, ella haría a su modo, soportando cualquier consecuencia pero aprendiendo que no hay mejor maestro que la experiencia. Y la segunda es, cuando somos cómplices; cuando compartimos pasiones... aún recuerdo cuando estudiaba y los sábados me internaba en la Biblioteca Nacional de Maestros; ella me acompañaba, se sentaba en alguno de los pasillos con algún libros sobre las piernas y hacía que leía... luego de dos años lo hacía sin problemas y no ha dejado de hacerlo nunca. Todo esto para contarles cómo fue que llegó este libro a mis manos, por medio de mi hija.

"Mamá... no te podés perder este libro, me lo hice comprar y traer por la abuela, te va a encantar." ...y sí, ella me conoce, porque así fue, me encantó.

Lo hizo por su sencillez; por las experiencias que cuenta; por las enseñanzas que trasparen; porque en cierto modo me he visto, hace tiempo y a lo lejos, en eso de no seguir los "planes" que tal vez se tenían para mí, en lo que tendría que haber hecho o debería hacer aún hoy, para mi edad; y también porque la ví a mi hija y ese hambre de conocer el mundo y de vivir, que tanto admiro.

Me llamó la atención el título, "28 rulemanes", parecía más bien un nombre para algún manual de mecánica, ya que los rulemanes son exactamente esas piezas que dan movimiento... pero leyendo entendí el porqué. Ella, Dolores Campos, la autora, a través de su alma Helena, nos cuenta de estas veintiocho personas que han marcado su vida de algún modo, estos son sus "28 rulemanes".

Un libro que de verdad te recomiendo, que habla un lenguaje claro y directo al corazón; de una chica, una mujer que podría ser la protagonista de una de esas películas con las cuales te emocionas y ríes a partes iguales... un libro que sin dudas te hace pensar y querer gritar, lo maravilloso que es estar vivo, perseguir los propios sueños y buscar la felicidad como fin.

No te pierdas sus "28 rulemanes" ...y los tuyos ¿cuántos son?

(Sinopsis extraída del sitio PAM! y es aquello que está escrito en la contraportada)





 

(Esta reseña participa al "Reto Genéricoy al reto "12 meses, 12 libros")

viernes, 29 de mayo de 2020

#VDLN - 198

"(...) Creo que el amor, como la eternidad, es una ambición.
Una hermosa ambición de los humanos. (...)"
("Mujeres de ojos grandes", de Ángeles Mastretta)





(Te invito a sumarte a este Carnaval y para hacerlo
lo único que debes hacer es ir al blog organizador: aquí.)

miércoles, 27 de mayo de 2020

"Apocalypto"

“(...)
El miedo es una enfermedad, se mete en el alma de cualquiera que intenta lidiar con él. Ya ha contaminado tu paz. (...) Una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que se destruye ella misma desde adentro.
(...)”
("Apocalypto", de Mel Gibson)


¿Hay algo más para decir?




[Esta película de Mel Gibson muestra una parte de la historia que nunca antes el cine había hecho ver; no al menos con la crudeza que muestra "Apocalypto". No negaré que la historia tiene algunos errores, el más importante sea seguramente el cometido con las épocas históricas. A decir verdad, la civilización maya se había ya extinguido cuando llegaron los españoles y, lo que aquí presentan, como los sacrificios humanos para calmar las multitudes a raíz de una sequía -que sí existió- en realidad los realizaban los aztecas en honor a sus dioses cuando conquistaban otro enemigo.

De todos modos, es una película para no dejar de ver y de reflexionar... porque cuando crees que te has salvado y miras al horizonte con esperanza, en realidad...]

lunes, 25 de mayo de 2020

"La sombra del viento"

Sinopsis: Barcelona,1945. El pequeño Daniel Sempere llega a 'El Cementerio de los Libros Olvidados' de la mano de su padre. Allí escoge un libro llamado 'La sombra del viento', escrito por Julián Carax, mientras crece es interesado en conocer más de este indescifrable autor, va investigando y descubre que todos sus libros han sido misteriosamente quemados por uno de los personajes del libro. La trama se desenvuelve en la ciudad embrujada de Barcelona donde, junto a su nuevo amigo Fermín, intentará descubrir la verdad que envuelve a un enigmático ser que a toda costa intenta enterrar el pasado de Julián Carax. Una novela de suspenso que intenta mezclar lo real con la fantasía, el misterio con el amor. En el transcurso de la historia Daniel debe descubrir el misterio que rodea a Julián y todo lo que ello conllevará, aunque al intentar encontrar en el pasado pistas que le digan quién es el misterioso escritor, pueda correr peligro su vida.
("La sombra del viento", de Carlos Ruiz Zafón)

Escuché tanto hablar de este libro que no pude hacer a menos que desear leerlo; como me venía perfecto para la última lectura del mes de la metaliteratura, aproveché la ocasión.

La historia empieza de una forma que no podía más que despertar la curiosidad del lector. ¿O acaso un "Cementerio de libros olvidados" no es un lugar soñado? Por supuesto que sí. Así comienza "La sombra del viento", una historia dentro una historia, lo cual implica, por sí sólo, un misterio. Un libro que abarca muchísimos temas: familia; paternidad; amor; amistad; rencor; venganza; pasión; miedos... todo y un poco más. Nada falta, así y todo, en lo personal, no fue un libro que me volvió loca, que podría llamar "inolvidable". Porque es verdad que el autor tiene una extraordinaria capacidad para describirte una Barcelona encantada, pero el ritmo de la historia no es constante, no va de menos a más de principio a fin. Por momentos se vuelve confunso o muy disperso.

Así y todo, es un libro que recomendaría, sobre todo a quienes amamos a los libros, a quienes nos gusta leer. Porque de eso es sobre todo de lo que 'habla' esta historia, de libros. De la magia de estos, de sus historias, y cómo cada una de éstas lleguen a nuestras manos al momento justo.
"(...) Cada libro, cada volumén que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que la ha escrito y de aquellos que la han leído, vivido, soñado. Cada vez que un libro cambia de mano, cada vez que alguien recorre sus páginas con sus ojos, su espíritu crece y se refuerza. (...)"
No sé si seguiré con lo otros tres que pertenecen al cuarteto de "El cementerio de los libros olvidados", al menos no ahora, no mañana. Pero si lo tienes por allí, si lo has empezado y lo has dejado, te digo que le des la oportunidad. Tal vez, ahora sea el momento.



(Sinopsis extraída del sitio PlanetadeLibros)



  

(Esta reseña participa al "Reto Genérico",
a los "Meses Temáticos" y al reto "12 meses, 12 libros")

viernes, 22 de mayo de 2020

#VDLN - 197


No lo dudes, yo estaré... siempre ♥







(Te invito a sumarte a este Carnaval y para hacerlo
lo único que debes hacer es ir al blog organizador: aquí.)

miércoles, 20 de mayo de 2020

"Newness"

"(...)
¿Sabes? Mis abuelos estuvieron juntos por 50 años, la noche que pedí matrimonio a mi esposa, llamé a mi abuelo y le pregunté cuál era su secreto. Él lo pensó un buen rato y luego dijo: 'Amor son dos personas que no se dan por vencidas.'
(...)"
("Newness" de Drake Doremus)


¿Cuántas veces hemos escuchado la frase: "todo tiempo pasado fue mejor"? Las infancias se disfrutaban más; las adolescencias eran menos problemáticas, menos 'arriesgadas'; las parejas adultas duraban toda la vida... ¿será así realmente? "Antes te comprabas un ... (electrodoméstico cualquiera) y te duraba para siempre... ahora gracias si te dura algunos años...". Nos acostumbramos a un mundo donde las cosas se 'quiebran', se rompen, se tiran, se cambian, se reciclan... y tan así es, que lo mismo pasa con las relaciones. ¿No funciona? ¿Algo se rompió? ...pues fácil, lo echamos en algún lado y buscamos algo nuevo. ¿Y esto será mejor? No sé, tal vez, el mundo está lleno de posibilidades... pero ¿es así que realmente se es feliz? ...no creo.

Pues esto nos lo cuentan Gabi (Laia Costa) y Martin (Nicholas Hoult) cuando se conocen por un simple y casual click, y se enamoran, sueñan, proyectan e inician a construir... pero claro, aparecen las dificultades, las diferencias, las expectativas individuales -rotas-, la rutina y cotidianidad... y esto genera heridas, rupturas, cambios individuales y de pareja, y ¿entonces? ...lo dicho, se tiene un mundo de posibilidades y basta un click para todo, para -casi- cualquier cosa.

Y no hay respuestas equivocadas o acertadas, menos que menos, mágicas. Cada uno encontrará la suya y Drake Doremus con su película "Newness" creo plantea un buen punto de reflexión.