lunes, 15 de febrero de 2021

"Contra el viento del norte" & "Cada siete olas"

Sinopsis
:
"En la vida diaria ¿hay lugar más seguro para los deseos secretos que el mundo de internet?
Leo Leike recibe emails por error de una desconocida llamada Emmi. Como es educado, le contesta y como él la atrae, ella escribe de nuevo.
Así, poco a poco, se entabla un diálogo en el que no hay marcha atrás. Parece solo una cuestión de tiempo que se conozcan en persona, pero la idea los altera tan profundamente que prefieren posponer el encuentro.
¿Sobrevivirían las emociones enviadas, recibidas y guardadas un encuentro «real»?"
("Contra el viento del norte", de Daniel Glattauer)

Sinopsis
:
"¿Ya conoces a Emmi Rothner y a Leo Leike? Entonces es que has leído 
«Contra el viento del norte», la inusual historia de amor en que dos personas que jamás se han visto se enamoran perdidamente por e-mail.
¿Opinas que los enamorados se merecían verse personalmente, aunque fuera solo una vez? Comienza a leer Cada siete olas.
¿Te dispones a abrir este libro sin conocer Contra el viento del norte? Aquí tienes el equipaje necesario: Leo Leike vuelve de Boston tras poco menos de un año. En casa lo esperan noticias de Emmi Rothner. Ambos se dan cuenta de que sus sentimientos no han cambiado y piensan que quizás deberían verse una vez en persona. Pero Leo ha empezado una relación y Emmi sigue casada..."
("Cada siete olas", de Daniel Glattauer)

Admito que soy una mujer tan obsesivamente organizada que cuando estoy por terminar un libro, ya sé con cuál continuaré. Por ello, el miércoles pasado cuando me fui a dormir y terminé el que estaba leyendo, cargué el siguiente: "Contra el viento del norte". No quisiera exagerar pero hacía unos años ya que lo tenía en lista de espera; y, aunque ya no recordaba de qué trataba, sí que un fragmento había llamado mi atención y el deseo de leerlo. Así fue que el jueves, un día con poco trabajo, lo comencé temprano... y ya no quise soltarlo. A la 01:35 del viernes dejé ese último veinte por ciento para el otro día porque, aún si lo estaba disfrutando, sabía que al terminarlo desearía haberlo hecho con más calma... exactamente veinticuatro horas después ya había no sólo terminado ese, sino su continuación: "Cada siete olas"; así tanto me atrapó, me conquistó.

Como podrán leer en las sinopsis, no es una historia súper original, pero el autor ha hecho que así lo parezca, con dos personajes, Emmi y Leo, tan perfectamente delineados que es imposible no reconocerlos. Y, lo más importante, sobre todo para quienes estamos en este mundo "virtual", no reconocerse en alguno o muchos de los aspectos y situaciones de dichos personajes. Cada detalle está muy bien cuidado, no hay descripciones que sobren ni monólogos interiores que expliquen ninguna de las dudas o cuestionamientos que se plantean (y nos plantean) ambos.

¿Tú no crees en las casualidades? ¿No crees que puedes conocer realmente a alguien que nunca has visto, tocado, escuchado, olido? ¿No crees que puedan surgir sentimientos, los que sean, entre dos personas a través de la expresión escrita? ¿Deseo? ¿Atracción? ¿Sólo curiosidad? ¿Tal vez amistad... amor?
"(...) En la vida real, si quieres que las cosas salgan bien, si quieres resistir, debes pactar continuamente con tu emotividad: ante tal cosa no puedo reaccionar de forma exagerada, tal otra tengo que aceptarla, respecto a tal otra debo hacer la vista gorda. Uno adapta sus sentimientos al entorno sin descanso, es indulgente con quienes ama, asume cientos de pequeños roles cotidianos, hace equilibrios, compensa, sopesa para no poner en peligro toda la estructura, pues uno mismo forma parte de ella.
Contigo, querido Leo, no tengo miedo de ser tan espontánea como lo soy en lo más íntimo de mi alma. No pienso qué puedo exigirte y qué no. Simplemente, escribo a tontas y a locas. ¡Y me hace tanto bien! Todo esto es mérito tuyo, querido Leo, por eso te has vuelto tan imprescindible para mí: me aceptas tal como soy. (...)"
¿Puedes negar sentirte identificado con, en estas palabras? ...yo no.

Apenas terminé el primero, "Contra el viento del norte", a las 17:05 del viernes, le envié un mensaje a una de mis grandes amigas diciéndole: "Tenés que leer este libro... así, en imperativo. No me importa qué estás leyendo, lo dejás y empezás éste..." ...porque con ella también pasó así, no fue un amor entre hombre y mujer, pero sí un flechazo, fue magia, fue conocerse con palabras, esperar ansiosas un mail, después un chat y luego eran hooooooooras de charlas. Fue decidir tomar un avión para verla y que nos llamaran "locas", ella porque me recibía en su casa, con su familia, sin jamás haberme visto, y yo por las mismas razones... pero es que nos conocíamos!!! Y tal vez lo hicimos y lo hagamos mucho mejor que quienes tenemos al lado físicamente. Por ello, ¿alguien podría decirme que esto no es o era real o así simplemente porque nació a través de una computadora de por medio? ...no. Rotundo no. Nadie puede decir ni asegurar que no existan, que no nazcan sentimientos reales entre seres que nunca se hayan visto. Mi hermana del alma no necesita mirarme a los ojos, ni tocarme las manos para saber cómo estoy, muchas veces le ha bastado escribirme "Hola... ¿cómo estás?" ...y por mi modo de responderle, así sea "Todo ok y vos?", ya lo sabe.

Esta historia habla del poder de la expresión escrita, de las palabras. Habla de presencia que no necesariamente tiene que ser física.
"(...) La intimidad no es la interrupción de la distancia, sino su superación. (...)"
Son dos libros pero una misma historia. Una historia de amor; de superación de prejuicios; de nuevos inicios; de búsquedas; de preguntas y respuestas. Una historia que te llevará a reflexionar (aunque a mí todo me hace reflexionar!). Una historia para leer sin dudas, una historia para vivir sin falta.


Detalles de los Libros:
Título original: "Gut gegen Nordwind" & "Alle siebe wellen"
Autor: Daniel Glattauer
Editorial: Alfaguara
Páginas: 218 & 243