lunes, 30 de marzo de 2020

"El cuerpo humano" & "Como de la familia"

El lunes pasado ya había terminado con "La soledad de los números primos"; y, como para uno de los retos de lectura que sigo ("Meses Temáticos"), aún tenía tiempo de sumar algún título a la lista, pensé en continuar con el mismo autor, con Paolo Giordano.

El primero del que les hablaré "El cuerpo humano" ("Il corpo umano"), también me llevó poco tiempo; por lo que continué con "Como de la famlia", cuyo título original es "Il nero e l'argento"; y, después de todo, creo que ambos podrían entrar en el 'género' indicado para este mes de marzo: la familia.

Sinopsis: "Situada en pleno desierto, la base avanzada de operaciones Ice se encuentra en uno de los enclaves más peligrosos de la guerra de Afganistán. A su alrededor no hay nada más que arena y una luz tan fulgurante que perjudica a la vista. A esta base liega el último pelotón de voluntarios comandados por el subteniente Antonio Rene Jóvenes, inexpertos e ignorantes de lo que les espera, para todos ellos esta misión es la primera gran prueba a la que se enfrentan en su vida. En el silencio absoluto de la noche, tumbados en sus jergones, los recuerdos de sus vidas los invaden y escuchan el latir de sus corazones, el rumor incesante del cuerpo humano. Cuando tengan que cruzar las líneas enemigas y el peligro se torne real, tanto esos soldados que apenas han dejado atrás la adolescencia como los mandos superiores -que no por tener más galones y experiencia están más cualificados para afrontar la destrucción, el horror y la culpa ni para convivir con ellos el resto de sus vidas- tendrán que rendir cuentas con su pasado, con esas vidas que han quedado en suspenso atrapadas en una compleja telaraña de amor, amistad o familia.
Poblada por personajes complejos e intensos, El cuerpo humano es una novela coral que consigue revelar con sorprendente precisión cómo se funden en cada uno de nosotros la cobardía y el coraje, el egoísmo y la entrega, el deseo y la conformidad. El triunfo de esta revelación nos obliga a mirar con ojos nuevos la realidad de nuestras propias vidas."
(Extraído del sitio: lecturalia)

Comencé el libro con ningún tipo de información sobre qué trataba; y, luego de las primeras páginas, con cierta 'mala predisposición', debo ser sincera. Los libros, así como las películas, que están basados en un conflicto bélico, no son de mis preferidos. Pero quien me conoce, sabe que no soy de dejar nada así como así, por la mitad o al primer intento... y continué. Y qué bien que lo he hecho!

En este segundo libro el autor nos cuenta de un grupo de hombres en una base militar ubicada en algún desierto perdido de Afganistán. Una historia difícil, que la mayor parte de nosotros puede solamente que imaginar y que, tampoco así creo, llegaríamos a la mínima parte de lo que realmente es eso. A medida que pasaba las páginas, las palabras, las imágines evocadas, los párrafos, quedaban grabados en mi cabeza. Y, si algo encontré como elemento común entre estos dos libros del autor, ha sido la soledad de los protagonistas, este aislamiento (tema tan recurrente en estos días) al que se enfrentan aún en medio de tanta gente.
"(...) Una pastilla al día, cada una para borrar una pregunta a la cual en el tiempo no había podido dar una respuesta: ¿qué es una familia?, ¿por qué estalla una guerra?, ¿cómo es que uno se transforma en soldado? (...)"
Y fue al final del libro que comprendí su título. Porque Paolo Giordano hace de "El cuerpo humano" el instrumento entre aquello que sucede interiormente a cada protagonista y cómo se manifiesta fuera, es en éste que se hace tangible todo aquello que está en la profundidad del alma humana.


Sinopsis: Con su minuciosa radiografía de una familia moderna, la tercera y esperada novela del autor de La soledad de los números primos ha seducido al público y la crítica italianos por igual. Como si de un potente haz de luz se tratara, la incisiva prosa de Paolo Giordano ilumina los rincones íntimos de una joven pareja que, convencidos de haber enterrado los viejos tabúes del matrimonio tradicional burgués, ven cómo el espejo de armonía y felicidad que refleja sus vidas se resquebraja con la muerte de la mujer que cuida de su casa y de su hijo, la señora A., que se revelará como el auténtico pilar de un equilibrio mucho más precario de lo que parece.
Narrada en primera persona por el protagonista masculino, la historia se acerca a la experiencia del amor por caminos inesperados, despertando interrogantes acerca de la profundidad y la solidez de los lazos amorosos. Así, cuando su existencia se tambalea, Nora y su marido han de enfrentarse al temor de descubrir en lo cotidiano la insinuación del abandono y la soledad. Con asombrosa concisión y desapego, Giordano se detiene en los detalles para desplegar un prodigioso juego de luces y sombras que resalta la cara oculta de los personajes, sus dinámicas, sus miedos, sus endebles creencias. El resultado es una novela pulida, refinada e inquietante en la que Giordano disecciona los misterios del alma humana como el más preciso de los cirujanos.
(Extraído del sitio: quelibroleo)

Apenas empecé a leer este libro, sentí un puño golpearme en la mitad del pecho y supe que esta historia me haría llorar.

Debo decir que me he encontrado con un palpable crecimiento de parte del autor, esto al menos desde el aspecto de la narrativa. Ésta es una historia tan humana, tan simple y diaria, que hasta podría ser la historia de cualquiera de nosotros, de cualquiera que la lea. Porque el libro nos habla de la ruptura de un equilibrio matrimonial, familiar. En este caso porque una figura "externa" a la familia; Babette, esta ayudante familiar y niñera del hijo del matrimonio formado por Nora y quien nos cuenta la historia, se enferma de forma irreversible y sabemos que antes o después, morirá (ningún lector puede ser ingenuo a esta verdad). Porque esta protagonista, esta mujer, que pasa a ser "Como de la familia" es, no sólo la niñera, sino a veces abuela, a veces amiga, pero siempre un sostén y apoyo para esta familia. Tanto así, que es manifiesto el temor del narrador ante la futura ausencia de su mirada.
"(...) La señora A. era la única verdadera testigo del esfuerzo que realizábamos día a día, la única testigo de aquello que nos unía. Sin su mirada nos sentíamos en peligro. (...)"
No es un libro que nos dará respuestas mágicas, no hay soluciones "ocultas" entre las líneas; sólo un planteo, un conflicto. Es, como ya dije, una historia común, hasta podría decir que no es ni siquiera muy original, porque nos podría -de uno u otro modo- pasar a todos... pero la fuerza de ésta se encuentra justamente allí, en lo cercana que se la puede sentir y en cómo excaba en una realidad que, muchas veces, se nos presenta incómoda y que sólo enfrentamos cuando no nos quedan más posibilidades.






   


(Esta reseña participa al "Reto Genérico",
a los "Meses Temáticos" y al reto "12 meses, 12 libros")